Una dictadura en movimiento

05.10.18

Una dictadura en movimiento

En el vértigo de la recta final que decide, este domingo, el futuro brasileño –y por añadidura, de la inminente coyuntura regional-, el presidente del Supremo Tribunal Federal mencionó públicamente que prefería hablar de “movimiento” antes que de “dictadura” para caracterizar el golpe de 1964. La frase, inmersa en la espesura de retrocesos y pérdidas, no es banal y denota lo perdurable de un discurso que vuelve a flote en la época que toca. A continuación se ofrece una entrevista realizada por Carta Capital al historiador Reis Filho, estudioso del período de la dictadura brasileña, quien analiza la frase en cuestión. 

El presidente del Supremo Tribunal Federal, ministro Dias Toffoli, afirmó el pasado lunes 1ro que no utiliza, al hablar del período de la dictadura civil-militar en Brasil, los términos “golpe” o “revolución”. “Me refiero como el movimiento de 1964”, dijo. La frase fue dicha en un seminario acerca de los 30 años de la Constitución de 1988.

Al hablar del período de la dictadura militar, Toffoli mencionó al historiador Daniel Aarão Reis. Según el presidente del STF, su investigación indicaría que tanto la izquierda como la derecha conservadora, en aquél período, tuvieron la conveniencia de no asumir sus errores previos a 1964, atribuyéndole los problemas a los militares.

El concepto elaborado por Toffoli el pasado lunes no es, sin embargo, el mismo utilizado por su fuente. El historiador Daniel Aarão Reis, profesor e investigador de la Universidad Federal Fluminense, afirmó, en una entrevista a Carta Capital, que hablar de la dictadura militar como el “movimiento de 1964” es impropio, así como equiparar a “quienes luchaban por justicia social con los que querían eternizar la injusticia social”.

Carta Capital: ¿Usted concuerda con la interpretación del ministro Dias Toffoli sobre las responsabilidades de las diferentes corrientes ideológicas que antecedieron al golpe militar de 1964?

Daniel Reis Aarão: él (el ministro) cometió una equivocación. Debería haber citado a otra estudiosa del tema, que es Argelina Figueiredo. Ella dice realmente eso, lo que nosotros (los historiadores) comprendemos como la teoría de los dos demonios. Esta teoría fue creada en Argentina, y atribuía las mismas responsabilidades a las izquierdas y a las derechas.

Es decir, se trataba de dos demonios que la sociedad debía exorcizar. Esta corriente fue extremadamente combatida allá (en Argentina), y está superada. Esta teoría fue importada a Brasil, y Argelina Figueiredo la incorporó, la reutilizó para el caso brasileño. En su interpretación, la radicalización anterior a 1964 debe ser atribuida equitativamente a las izquierdas y a las derechas. Porque fue esa radicalización, de acuerdo a ella, lo que condujo al golpe.

CC: Usted, como investigador, ¿considera coherente dicha interpretación de la historia?

DAR: Rechazo categóricamente esa interpretación de los dos demonios. No niego que antes del golpe había un proceso de radicalización en Brasil. Pero parece utópico igualar a los campesinos que luchan por la tierra con los latifundistas. Me parece incorrecto igualar a aquellos que luchan por justicia social con quienes quieren eternizar la injusticia social. Me parece incorrecto, en relación a la coyuntura anterior a 1964, equiparar a los marineros que querían tener derecho al voto con las oligarquías que no querían democratizarlo.

En Brasil, antes del 64, los analfabetos, que eran más del 50% de la población, no votaban. Entonces, había un movimiento muy grande en Brasil antes del 64 por justicia social y democracia, y compararlos (a la izquierda) con quienes rechazaban la democracia me parece un procedimiento bizco, que el ministro Toffoli tuvo la infelicidad de atribuirme.

CC: ¿Es correcto mencionar al período de la dictadura militar como el movimiento del 64?

DAR: Fue muy infeliz de su parte decir que abandona el término dictadura, el cual expresa perfectamente el estado de excepción que hubo en el País, para asumir otro concepto. Viniendo de parte de un juez, presidente del STF, es algo que provoca espanto. Estoy aterrado de ver a un juez, que debería ser guardián de la ley, relativizando la falta de respeto a la ley.

CC: Usted cree, entonces, que es un daño a la historia que una autoridad jurídica asuma este tipo de concepto.

DAR: Tenemos que recordar, para nuestra desgracia, que en la época del 64 el entonces presidente del STF, ministro Ribeiro da Costa, sin consultar a sus colegas, apoyó el golpe del 64. Entonces el ministro Ribeiro da Costa fue cómplice del golpe. Hecho lamentable para la tradición jurídica brasileña. Y es una pena que el ministro Toffoli, de alguna manera, recupere esa tradición triste que fue asumida por Ribeiro da Costa en su época. Después Ribeiro da Costa entró en conflicto con la dictadura, pero ya era tarde. Creo que hoy muchos se están enamorando de la hipótesis de una nueva dictadura, y después se van a arrepentir, pero también será tarde.

Traducción: Lucas Benielli

Fuente:https://www.cartacapital.com.br/sociedade/historiador-citado-por-toffoli-diz-que-e-errado-chamar-ditadura-de-movimento-de-64