Once razones por las cuales 2019 será peor que 2018

27.12.18

Once razones por las cuales 2019 será peor que 2018

Está cerrando el 2018 y las perspectivas para el año próximo no son buenas. Es decir, si este año fue realmente muy malo en términos económicos, las proyecciones nos anticipan que 2019 será todavía peor, puesto que existen once razones muy poderosas para que ello ocurra. Tratemos de repasarlas.

El ajuste que viene

Según lo votado en el Congreso, el presupuesto para el 2019 tendrá una reducción del 2,7% en relación al PBI. Esto fue lo acordado por el Gobierno con el FMI en el segundo acuerdo. Por ello, si a una economía en condiciones normales se le aplica un terrible recorte como ese, lo lógico es que su producto caiga –ceteris paribus- en igual magnitud. Así, el año próximo el PBI ya tiene garantizado un derrumbe del 2,7% sin considerar todos los efectos negativos que se multiplicarán debido a dicho ajuste (menos obra pública, menos pago a proveedores, menos salarios, menos consumo, etc.).

El arrastre actual

La caída económica que está viviendo el país, según las propias palabras del ministro Dujovne, harán que el 2019 comience con una caída de 3,3% del PBI. Es decir, la tendencia está deprimiendo todas variables: inversión, consumo, gasto, salarios, actividad y demás. Con lo cual, si al ajuste anunciado se le agrega la dinámica vigente, las perspectivas de continuar agudizando la depresión económica parecen que no tendrán fin: la actividad en vez de encontrar un piso, seguirá cayendo.

Ausencia de motores

La brutal recesión económica actual sumada al ajuste próximo no se verá aliviada por un cambio de tendencia del ciclo: no hay motores para tal cosa. El Gobierno sostiene que la cosecha próxima y el crecimiento de las exportaciones pueden auspiciar como elementos expansivos (drivers) para ello. Los problemas de tal planteo son varios. Uno es que ni el campo ni las exportaciones han demostrado ser factores los suficientemente poderosos por sí mismos para modificar los ciclos económicos en la Argentina, mucho menos con las caídas y tendencias actuales.

El contexto internacional

El sector externo parece que jugará en contra de la Argentina el año próximo, por lo que tampoco podrá esperarse nada bueno de él. Por empezar, porque vamos hacia un mundo menos líquido: la Reserva Federal casi seguro vuelva a subir sus tasas de interés en 2019 (se espera que lo haga al menos dos veces, aunque hace un mes se esperaba que lo hiciera tres). También subirán su tasa de referencia el Banco Central Europeo y Japón. Por su parte, es más que probable que la guerra comercial entre las potencias continúe, aumentando así aranceles y cerrando mercados. Lo que hará que los precios de los productos argentinos caigan. Mientras que nuestro principal socio económico, Brasil, tras la asunción de Bolsonaro seguramente le juegue en contra a nuestro país, ya sea por una devaluación, un acercamiento a las potencias, el debilitamiento del Mercosur o bien un ajuste que haga que el país carioca siga contrayéndose, reduciendo la demanda que pudiera provenir de allí.

La incertidumbre electoral

Durante 2019 se celebrarán elecciones a gobernador en casi todas las provincias (comenzando el calendario en febrero) y hacia fin de año habrá una elección presidencial. Lo que hará que los mercados reaccionen al swing de los resultados, candidatos y encuestas. Ello agregará volatilidad, desconfianza y un nerviosismo que no será bueno para la economía. Probablemente, la dolarización de carteras estará al orden el día, presionando seriamente al mercado cambiario y haciendo caer el rendimiento de los activos argentinos. A la par que que la fuga de capitales será muy fuerte: si en 2018 se fugaron casi u$s 30 mil millones, en un año electoral seguramente esa cifra resulte todavía mayor.

Temores de default

A la incertidumbre electoral también es necesario agregarle los crecientes temores que están existiendo a un virtual default, por tres motivos. El primero, es que el país actualmente está en default técnico, puesto que no cuenta con los recursos suficientes para continuar pagando la deuda por sí solo. Si todavía no entró en default formalmente es por la ayuda del FMI. El problema es que dicha ayuda desaparecerá prácticamente en 2020, despertando dudas sobre el futuro. Segundo, así como no se sabe cómo seguirá pagando la deuda el país en 2020, tampoco se sabe quién gobernará o si habrá si quiera la voluntad de seguir pagando. Por último, muchos temen que el Gobierno para no perder las elecciones comience a gastar de más, no cumpla con el déficit cero y por ello el FMI le retire la ayuda, desencadenando así el default tan temido.

Caída del consumo

Este año los salarios reales habrán caído cerca de un 17% y las jubilaciones un 20%. Para 2019 el Gobierno quiere imponer una paritaria del 23% cuando las expectativas inflacionarias más optimistas son del 28%. Es decir, parecen proyectarse nuevas caídas salariales reales, así como la suba del desempleo. El Gobierno dijo que el año próximo el consumo caería “solo” un 5%, cuando éste representa casi tres cuartas parte del PBI. De continuar cayendo entonces, su derrumbe hará sin dudas estragos sobre el producto.

La fragilidad cambiaria

Este año el mercado cambiario tuvo 4 sobresaltos, que le costaron al Banco Central casi u$s 35 mil millones de sus reservas. Si el año próximo se dieran situaciones de presión cambiaria o incertidumbre política, los sobresaltos podrían volver. Aunque con una diferencia: el Gobierno prácticamente se ató de manos en su nuevo acuerdo con el FMI sobre su posibilidad de intervenir. Es decir, de existir corridas, estas podrían no poder ser frenadas, desvirtuando todas las pautas inflacionarias, salariales y sociales. Creando mayor inestabilidad e incertidumbre.

Fantasmas de desastres

Al temor de default, varios analistas agregan la pregunta sobre cómo hará el Gobierno para cancelar los vencimientos próximos si las tasas de renovación caen por debajo del 54%, que es el tope de dinero que se cubriría con el dinero del Fondo: con una tasa de renovación menor, el Gobierno estará en problemas. Por ello, algunos hablan de un canje de bonos compulsivo al estilo Plan Bonex como solución drástica, otros de una emisión sistemática para pagar letras al costo de desencadenar una híper, algunos más piensan que el retorno del cepo cambiario será el último recurso frente a virtuales corridas cambiarias, mientras que también se habla del fantasma del corralito para que los plazos fijos actuales no salgan del sistema ni se pasen a dólares. Estos fantasmas si bien parecen lejanos, la sola existencia de su rumor puede generar consecuencias impredecibles.

Altas tasas locales

El Gobierno se comprometió a mantener altísimas las tasas de interés hasta mediados del año próximo. A su vez, el riesgo país no ha parado de subir y los rendimientos de las Leliqs parecen no poder descender más. Con tasas de interés y de desconfianza tan altas, la economía real se triturará, la deuda crecerá y el déficit financiero podría volverse explosivo. A la par que la cadena de pagos y la morosidad pueden terminar por derrumbar todo. Evidentemente, este es un problema central que no parece que se resolverá en 2019 por ser año con incertidumbre electoral, lo que seguirá complicando el panorama a futuro.

El impuesto a la renta financiera

Este impuesto comenzará a regir a principios de 2019 y tendrá una alícuota del 5% para inversiones en pesos y del 15% para las inversiones en dólares, las colocaciones ajustables por Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) o por Unidad de Valor de Adquisición (UVA). Cuando comenzó a regir un impuesto similar en abril de 2018 comenzaron las corridas que terminaron de sepultar el programa gradualista: ello fue un motor de las corridas. La historia enseña que cuando se toma las mismas medidas se tienen las mismas consecuencias.

En síntesis, como vemos, existen once poderosas razones para no esperar nada bueno del año próximo en términos económicos, sino más bien todo lo contrario. La sola existencia de una sola de estas razones puede garantizar la un pésimo 2019. Pero que se den once razones tan duras todas juntas nos hace por ello preocuparnos en extremo por lo que ocurrirá. Ojalá el Gobierno esté dispuesto a actuar y a evitar que estos once peligros causen algún daño.

Publicado en: https://www.ambito.com/once-razones-las-cuales-2019-sera-peor-que-2018-n...