Los desafíos de la paz en los comunicados de las FARC-EP

04.10.16

Los desafíos de la paz en los comunicados de las FARC-EP

Luego del resultado del Plebiscito por la paz realizado en Colombia el pasado domingo 2 de octubre en el que ganó la opción del no con el 50,22% de los votos (6.430.968) frente al 49,77% de personas que votaron por el si (6.374.728 sufragios), en una elección marcada por la abstención ya que concurrieron a las urnas sólo 13.059.173 de los 34.899.945 de colombianos habilitados (un 37,41%, con una abstención del 62,59%), se abre un panorama complejo en el que muchos sectores deben redoblar sus esfuerzos para que la paz sea posible.

Sin dudas, además del virtual empate técnico, la votación por el no del 19% de los colombianos no se debe a que todos estos quieran la continuidad de la guerra. Tampoco la quieren la mayoría del 62% que no fue a votar, sea por indiferencia o rechazo a las políticas dominantes.

Seguramente algunos sectores recalcitrantes que basan su política en el enfrentamiento armando y hacen negocios con la vida de otros quieran que la guerra siga. Pero la gran mayoría de los que votaron no eligieron esa opción por desorientación, desinformación e interpretándola como válvula de escape ante malestares, frustraciones y broncas que vienen de décadas, incluso más allá de los 52 años que lleva formalmente el conflicto armado. Los problemas que corroen la sociedad colombiana, una de las tres más desiguales de América Latina, no hicieron más que agravarse durante los años del gobierno de Santos, que continuó -quizá con la única excepción de los acuerdos de paz- las políticas impuestas por Uribe, el principal personero del no.

De cualquier manera, parece claro que la Colombia que se abre luego de este resultado será un país más desigual, injusto, excluyente, poco democrático, estigmatizador y segregador que el que teníamos hasta el 2 de octubre. No es que la victoria del si hubiera significado cambios radicales en estos aspectos. Lo que se presenta como seguro es que el triunfo del no agravará estos conflictos y creará otros. Lo que puede suceder en cuanto a política agrícola, distribución de la tierra, extractivismo y criminalización de la participación política son ejemplos de la riesgosa situación que se abre.

Mientras elaboramos análisis más extensos y completos, queremos dejarles dos comunicados de uno de los sectores que se expresó con mayor claridad, madurez y solvencia luego de los resultados del plebiscito. Nos referimos a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP) que, junto al Ejército de Liberación Nacional (ELN), emitió documentos que reafirman su compromiso con la paz, el cumplimiento de los denominados Acuerdos de La Habana -firmados en Cartagena- y ratifican sus propuestas políticas para lograr una Colombia más igualitaria, participativa y justa.

Van entonces los dos comunicados de las FARC-EP, como aporte para el debate necesario y urgente. Si algo muestran los resultados el plebiscito es la importancia de asumir colectivamente los desafíos que se abren y profundizar las disputas no sólo políticas, sino sobre todo culturales, comunicativas, subjetivas y simbólicas para ser capaces de interpelar al 62% de los colombianos que no fueron a votar, y ojalá a muchos de los del 19% que no comprendió la apuesta de paz presente y futura.

En las comunidades, territorios, calles, campos, universidades, colectivos sociales y movimientos se disputará el sentido de la paz, que necesariamente emergerá más temprano que tarde.

 Pablo Vommaro

(Profesor Adjunto Historia de América IIIB,

Observador internacional en el Plebiscito del 2/10/2016 en Colombia,

CLACSO)

 

 

1. Primer comunicado publicado el lunes 3 de octubre de 2016 a las 00:18hs.

 

http://www.pazfarc-ep.org/comunicadosestadomayorfarc/item/3567-comunicado-de-las-farc-ep-luego-de-los-resultados-del-plebiscito.html

 

Comunicado de las FARC-EP luego de los resultados del plebiscito.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP), lamentan profundamente que el poder destructivo de los que siembran odio y rencor hayan influido en la opinión de la población colombiana.

Con el resultado de hoy, sabemos que nuestro reto como movimiento político es todavía más grande y nos requiere mas fuertes para construir la paz estable y duradera.

Las FARC-EP mantienen su voluntad de paz y reiteran su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro.

Al pueblo colombiano que sueña con la paz,  que cuente con nosotros.

La paz triunfara!

 

2. Segundo comunicado publicado el lunes 3 de octubre de 2016 a las 16:39hs.

http://www.pazfarc-ep.org/comunicadosestadomayorfarc/item/3568-la-paz-llego-para-quedarse.html

La paz llegó para quedarse

1. Las FARC-EP reafirmamos, ante Colombia y el mundo, que sus frentes guerrilleros en todo el país permanecerán en Cese al Fuego Bilateral y Definitivo, como una necesaria medida de alivio a las víctimas del conflicto, y en respeto a lo acordado con el Gobierno Nacional.

2. Llamamos al movimiento social y político a respaldar resueltamente mediante la movilización, y otras formas de expresión pacíficas, el Acuerdo Final para la Construcción de una Paz Estable y Duradera. La paz en Colombia es constitucionalmente un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento, que debe prevalecer por encima del odio y la violencia.

3. Es la paz un derecho contra-mayoritario, porque es un derecho configurador y esencial de la dignidad humana. Así lo admite la Corte Constitucional, que además consigna en reciente sentencia que la consulta plebiscitaria no tiene efecto jurídico alguno. El efecto es político.

4. El Acuerdo Final para la construcción de una paz estable y duradera, ha sido firmado como Acuerdo Especial y depositado ante el Consejo de la Confederación Suiza, en Berna. Ello le confiere innegable e irrevocable efecto jurídico.

5. Las FARC-EP permanecerán fieles a lo acordado. La paz con dignidad llegó para quedarse. Los sentimientos guerreristas de quienes quieren sabotearla, jamás serán más poderosos que los sentimientos de concordia, inclusión y justicia social.

 

Etiquetas: